Exposición permanente


Las salas de exposición permanente, ubicadas en el edificio que en su inicio fue un convento de monjas y, a partir de 1931, "Hogar del Minero", donde se muestra cómo era la vida a pie de mina y las características y usos del carbón; un piso de la colonia de la década de los cuarenta; la sala de audiovisuales y, por último, los 450 metros de la galería Sant Romà donde mediante un tren minero es posible ver cómo era el trabajo en el interior de las galerías. Finalmente, el visitante puede pasear por toda la colonia minera y su ámbito de influencia.