La vida a la colònia


La vida en las colonias mineras era difícil debido al su aislamiento y muy especialmente al hecho de que sus habitantes dependían totalmente de la mina y de la empresa minera. Hasta la Guerra Civil (1936-39) y, a pesar de su aislamiento, las colonias mineras vivieron intensamente las reivindicaciones políticas y sociales del período: el enfrentamiento constante con la empresa, la lucha por la mejora de las condiciones laborales y sociales, el anticlericalismo, la fuerza del sindicato anarquista CNT-FAI no pueden desvincularse ni separarse de su historia.