La vivienda minera en 1944


Los trabajadores de la mina y sus familias vivían e viviendas alquiladas a la empresa. La mayor parte de ellas solo tenían 35 m2 pero algunas teñían 56 o 70 m2, reservadas a capataces y administrativos. El lugar más importante de la casa era la cocina-comedor.